In Memoriam: Mickey Rooney, la eterna sonrisa de Hollywood

Cada vez que recuerdo a Mickey Rooney, siempre está sonriendo. Sin embargo, esa sonrisa se ha apagado con su fallecimiento a los 93 años, dejando atrás casi dos centenares de películas y toda una vida dedicada al entretenimiento.

Y es que Joseph Yule Jr., que así era su verdadero nombre, nacido en Brooklyn (Nueva York) a finales de septiembre de 1920, llevaba el mundo de la actuación en la sangre. Sus padres eran cómicos, pero se separaron muy pronto, y su madre, confiada en la capacidad de su hijo, no paró hasta que éste consiguiera su primer papel con apenas seis años.

Un joven Mickey Rooney.

Un joven Mickey Rooney.

Así se hizo, a principios de la década de los 30, protagonista de un serial interpretando a un personaje llamado Mickey McGuire, a la vez que iba participando en otras películas como “El enemigo público número 1” (1934). En 1937 rueda junto a Spencer Tracy la adaptación cinematográfica de “Capitanes intrépidos”, todo un clásico.

 

Escena de "Capitanes intrépidos".

Escena de “Capitanes intrépidos”.

 

Ese mismo año la MGM decide que haga pareja con Judy Garland. Su primera película fue “Thoroughbreds Don’t Cry” y así hasta ocho películas más, convirtiéndose en la pareja artística juvenil de Hollywood. Para poder llevar a cabo el ritmo de trabajo al que eran sometidos, Garland, Rooney, y otros jóvenes actores, constantemente consumían una importante cantidad de anfetaminas y barbitúricos. Sin duda, la peor parada fue Garland, ya que le provocó una serie de trastornos mentales, anorexia, alcoholismo, drogadicción y una lucha contínua por superar la adversidad, hasta que fallecido con tan sólo 47 años.

Rooney y Garland.

Rooney y Garland.

 

En los 50 y 60, siguió trabajando alternando el cine y la televisión. De hecho, contó, en dos ocasiones, con su propia serie. Sus trabajos más recordados de dicha época son el del vecino asiático de Audrey Hepburn en “Desayuno con diamantes” (1961) o su papel en “El mundo está loco, loco, loco” (1963).

Rooney en "Desayuno con diamantes".

Rooney en “Desayuno con diamantes”.

 

Ya en los 70 se centra en películas infantiles como “Pedro y el dragón Elliot” (1977) o “El corcel negro” (1979). Hay que decir que estuvo nominado al Oscar en cuatro ocasiones. Dos en la categoría principal de actor “Hijos de la farándula” (1939) y “La comedia humana” (1943); y dos como secundario, “Amanecer sangriento” (1956) y “El corcel negro”. No obtuvo ninguno, pero sí tenía dos estatuillas. Una especial, que se le concedió en 1938 como “Premio juvenil de la Academia”, y otro honorífico en 1983.

La estatuilla casi es más grande que él.

La estatuilla casi es más grande que él.

 

Sus trabajos en cuanto a calidad dejaron mucho que desear en las últimas décadas. Aparte de poner su voz en algunas películas de animación como la de “Los osos amorosos” (1985) o “El pequeño Nemo” cabe resaltar su papel en la película del ex Monty Python, Terry Jones, “Erik, el vikingo” (1989) o la española “La vida láctea” (1992), donde interpretó a un señor de avanzada edad que quería vivir como un niño. Le venía como anillo al dedo.

Las dos últimas peliculas suyas más comerciales fueron “Una noche en el museo” (2006) y “Los Muppets” (2011). Hoy el director de “Noche en el museo 3”, Shawn Levy, ha declarado que Rooney había grabado hace unas semanas unas escenas para el filme, por lo que será su legado póstumo.

Mickey Rooney, se casó en siete ocasiones, la primera de ellas con Ava Gardner, ahí es nada. Fue millonario, pero despilfarró su fortuna y no hace mucho le debía casi dos millones de dólares al fisco norteamericano. Mal marido, mal gestor, participó en películas horrendas, pero nada me quitará que siempre que lo recuerde, sonría. Seguro que le gustará que así fuese.

 

 

 

2 Comments to In Memoriam: Mickey Rooney, la eterna sonrisa de Hollywood

  1. […] esta edición del podcast podrás escuchar cantar al recién fallecido Mickey Rooney y, también, otras BSO como la de “Intocable” (2011) o una versión muy especial del […]

  2. ruth mery dice:

    es muy triste, tantos años dedicados a la actuación pero no fue buen actor ni tuvo la fortuna de trabajar en buenas películas. Se quemo temprano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *