In Memoriam: Joan Fontaine (1917-2013)

Nació en Japón como Joan de Beauvoir de Havilland. Cuando inició sus primeros pasos artísticos, la familia no le dejó utilizar el apellido familiar. Así que primero fue Joan Burfield, pero finalmente utilizó el apellido de soltera de su madre y se convirtió en Joan Fontaine.

Su hermana Olivia de Havilland, aunque era más pequeña que ella, siempre fue la preferida de sus padres. Empezó antes a ser conocida en el mundo del cine por ser Marian en “Robin de los bosques” junto a Errol Flynn en 1938 y participar en “Lo que el viento se llevó”, como Melania. Pero Joan luchó por su sueño y en 1935 firmó a escondidas de su familia un contrato con la RKO por cuatro años, cuyo trabajo más relevante fue “Gunga Din” junto a Cary Grant.

El productor David O. Selznick la tuvo en la lista para ser la protagonista de la adaptación de la novela de Daphne du Maurier, “Rebeca”, primer trabajo de Alfred Hitchcock en Estados Unidos. Sin embargo, la primera en la misma era su hermana Olivia. Ésta no la hizo por dos razones, porque su contrato con la Warner no le dejaba participar en esta producción de la United Artists y porque cuando se enteró que Joan era una posible candidata declinó participar. De hecho, le dijo a O. Selznick, que «si quieren a alguien para hacer de pava, llamen a mi hermana Olivia».

Fueron consideradas Loretta Young, Vivien Leigh, y Anne Baxter, pero Joan Fontaine se convirtió en la señora de Winter junto a Laurence Olivier. Su papel en “Rebeca” (1940) le supuso su primera nominación al Oscar a la mejor actriz. Por cierto, un breve inciso, en nuestro país la prenda de ropa que utiliza Fontaine se llama así gracias a esta película, pero es curioso que tome el nombre de un personaje que, quienes ya la hayan visto, sabrán la particularidad que tiene en el largometraje.

La señora de Winter con su rebeca

La señora de Winter con su rebeca

 

Al año siguiente, repite con Hithcock en “Sospecha”, otra vez junto a Cary Grant, y la nominan de nuevo al Oscar. En la misma categoría esta su hermana Olivia de Havilland por “Si no amaneciera”. Ésta ya estuvo nominada por “Lo que el viento se llevó”, pero como actriz de reparto, pero se fue de vacío. La cuestión es que gana Joan a su hermana y según donde se mire u Olivia no felicita a Joan cuando recoge la estatuilla o bien ésta no acepta su felicitación.

A partir de entonces las disputas entre ambas hermanas son continuas hasta que en 1975 dejan de hablarse porque una dice que no la avisaron para ir a una misa en memoria de su madre y la otra señala que su hermana no fue porque le dijo que tenía mucho trabajo. ¿Recuerdan “¿Qué fue de Baby Jane?”? (1962), donde dos hermanas que eran actrices se llevaban muy mal de una manera enfermiza, pues es lo más parecido a esta relación.

Olivia de Havilland y Joan Fontaine en tiempos más felices

Olivia de Havilland y Joan Fontaine en tiempos más felices

 

En lo cinematográfico, años después Fontaine hace «La ninfa constante» (1943), que le proporciona su tercera y última nominación al Oscar, «Alma rebelde» (1944), «Abismos» (1947) o «Carta de una desconocida» (1948). A mediados de los 50 empieza a hacer colaboraciones en series de televisión, medio en el que se movería también en los setenta y ochenta, apareciendo por ejemplo en “Vacaciones en el mar” u “Hotel”.

En los últimos años estuvo apartada viviendo en su residencia californiana de Carmel, donde este ayer fallecía por causas naturales a los 96 años de edad, yéndose una de las últimas supervivientes de la época dorada de Hollywood.

One Comment to In Memoriam: Joan Fontaine (1917-2013)

  1. […] está disponible el primer podcast del año. Es una edición con homenajes a Peter O’Toole, Joan Fontaine y a Wojciech […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *